pero le tocó el peor lote