y la izquierda de siempre