el sobrero tampoco pintaba mejor, cundía el pánico en la plaza