Morante empezó levantando un poco la mano para cuidarlo