pero era un momento emotivo y Sevilla regaló una oreja fácil