¡Qué fácil parece el rejoneo clásico de Domecq!