Fue el único en clavar a dos manos (y cortas, además).