TEMPORADA
2005 SEVILLA

OSUNA 2006


Osuna, tarde calurosa de nublado claro - lleno casi total.

Toros de "Las Monjas" (Jandilla-Juan Pedro) bien presentados.

Ponce, fuerte petición de orejas y ovación.

El Cid, vuelta al ruedo y dos orejas.

Sebastián Castella, ovación y dos orejas.


1
Enrique Ponce "liándose"

2
tirando del toro

3
templar y cargar


4
gustándose


5
Enrique en plan mandón

6
derecha potente

7
izquierda igual



8
El Cid


9
el capote del Cid

10
una media de cartel

11
las dos orejas

12
Sebastián Castella

13
el capote de Castella


14
mandar por abajo


15
y por arriba

16
gustándose

17
más abajo imposible


18
típico de Castella

19
tipico de Castella-el valor-

20
las dos orejas del sexto toro


21
la plaza casi llena


22
no es una turista - es la señora veterinaria

No se pudo poner el cartel del “no hay billetes”, en la plaza de Osuna a pesar de tener quizás el mejor cartel que se pueda ofrecer hoy en los ruedos.

Después del bombazo de Enrique Ponce en la Feria de Sevilla, del éxito de Castella también en Sevilla y de la presencia del Cid, torero del que se espera siempre lo mejor; nosotros también esperábamos un lleno total.

Pero ocurrió que esta fue una de esas ocasiones en las que se ve claramente que el toro también “juega”.

“Los toros de las Monjas”: Con una procedencia y comportamiento que solo es conocido por los aficionados más avanzados y por los profesionales del gremio, yo juraría que influyeron en el aficionado indeciso.

De todas formas, buena entrada, toros muy bien presentados y tarde agradable para todos.

También anotar que ya se esta haciendo urgente los cursillos para Presidentes de Festejos Taurinos.

La faena de Ponce al primer toro mereció las mismas orejas que posteriormente se concedieron a sus compañeros de cartel, pero como estábamos en el principio de la corrida el presidente empezó en “resistiendo en plan duro” contando con que tenía “más por delante”.

Error, querido Watson.

Cuatro toros más adelante, estábamos en blanco de orejas (toros difíciles o fallos con la espada) y a la vista de que el festejo no remontaba vuelos, no se resistió ni un segundo el Sr.Presidente en conceder dos orejas a el Cid y otras dos a Castella.

No es que no se las merecieran, que si que lo hicieron, sino simplemente que en los palcos debe haber personas con conocimientos y criterios fijos, sean los que sean, porque los toros son una cosa muy seria, bastante mas seria que ser presidente, en las fiestas del pueblo.