TEMPORADA
2009 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA


DOMINGO RESURECCIÓN
12 ABRIL

TOROS DE "ZALDUENDO"


MORANTE DE LA PUEBLA
MANUEL JESÚS "EL CID"
JOSÉ MARIA MANZANARES

Parte Meteorológico

Tarde de primavera, lleno total como es costumbre en este día, venga lo que venga, toros de Zalduendo (Juan Pedro Domecq) bien presentados los 4 primeros, un tanto anovillados los dos últimos.

Morante silencio en el primero (que fue el mejor del encierro)  y algunos pitos en el segundo, que para una plaza como ésta y sobre todo con Morante en el cartel es un autentico fracaso torero.

El Cid silencio en el primero y algunos pitos en el segundo que le hicieron volver a la cara del toro cuando se iba a por la espada. Después consiguió algunos lances más meritorios que anteriormente.

Manzanares silencio en su primero y leves palmas en su segundo, con el cual se peleó un poco y mató de certera estocada.


1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11



Crónica de Manuel Montero

6 Toros de la ganadería de Zalduendo, encaste Jandilla. Justa de presencia.

Corrida decepcionante en líneas generales, sin fuerza, ni clase, mansa y sobre todo descastada y muy parada.

Morante en su primero poco pudo hacer con el capote por falta de fijeza. El toro en el caballo se dejó pegar, pero con la cara arriba, siguió evidenciando ese defecto en la muleta. El torero intentó bajarle la mano y dio una tanda lucida, en las siguientes el toreo en redondo, no destacó - sólo lo hizo en los remates y adornos. Por el pitón izquierdo no tuvo ni un sólo natural, el toro siempre quiso cogerlo. Pinchó con el acero tres veces, una media estocada y dos descabellos. En su segundo, José Antonio poco pudo hacer ante un toro basto y feo quedándose muy corto en el capote robándole una media verónica buena. En varas el toro se salió suelto las dos veces yendo a su aire y embistiendo a arreones. El torero se echó la muleta a la mano izquierda directamente pero el animal cabeceaba con la cara arriba hasta puntear la muleta. Morante abrevió con toreo basado en las piernas y entró a matar sin mucha confianza saliéndose de la suerte, media estocada en el tercer intento.

El primero de el Cid se desplazó en el capote, mejor por el pitón derecho, le midieron el castigo en varas dada la poca fuerza que  evidenciaba, el torero nos hizo concebir ilusiones al irse a los medios y citándolo de lejos pero al llegar a la muleta no se desplazaba, sin recorrido apenas hasta pararse poco después, mató de estocada y cayó el toro sin puntilla. Su segundo, un toro con justo trapío para Sevilla, se quedaba muy corto en el capote y ya evidenciaba que se iba a parar pronto. La segunda vara que tomó fue muy fuerte dadas las fuerzas que se le presentían. Empezó el torero al natural pero al toro le costaba un mundo desplazarse, al no tener transmisión los muletazos, el público empezó a protestar y obligó al torero a abreviar, lo intentó con la derecha pero sin conseguir nada. Se fue a por la espada y tras un pinchazo dio una certera estocada que lo llevó rápidamente al albero, se protestó mucho al toro en su arrastre.

Manzanares en su primero no pudo hacer mucho, este toro salió también con poca fuerza y además evidenciando clara mansedumbre. El torero siempre con ganas, cruzado y con la muleta puesta en la cara para quitarle las ganas de irse a las tablas pero el animal se desplazaba sin clase y costándole mucho, con la izquierda ídem de lo mismo mató de una estocada de ejecución y colocación perfectas pero tardó en caer necesitando del un descabello. En el sexto, mejor presentado pero en la misma línea que sus hermanos, desarmando al torero en el capote. Con la muleta Manzanares lo intentó en todo momento pero el toro no podía seguir los vuelos de la muleta por falta de fuerza, raza y clase. Empezó con la izquierda y al coger la derecha lo hizo sin obtener resultado alguno. Siempre queriendo pero nada de nada, se desesperó el torero y se fue a por la espada dando otra gran estocada y un descabello.

En definitiva decepción grande en el día más importante de la temporada en Sevilla gracias a los toros de Zalduendo, sin raza, ni fuerzas y sobre todo muy baja de casta y motor.