Jueves 10 de Abril
Toros de "Alcurrucén"

SALVADOR VEGA
SALVADOR CORTÉS
DANIEL LUQUE






Tarde Antitaurina en la Maestranza

TEMPORADA
2008 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

 
FUERA DE ABONO
 






CRONICA DE SANTI ORTIZ
     

Sevilla. Jueves, 10 de abril de 2008. 12ª corrida de toros de feria. Cartel: Seis toros de Alcurrucén, para Salvador Vega, Salvador Cortés y Daniel Luque, que debía hacer su presentación como matador de toros.

DESACATO A LA FIESTA

Don Antonio Pulido Plaza, comisario de policía y presidente de la Real Maestranza de Sevilla, debe ser destituido ipso facto de su cargo presidencial y no sé si de su función policial, dado que su autoritarismo trasnochado es absolutamente contrario a las reglas éticas que se presuponen de obligado cumplimiento en un democrático Estado de derecho. El espectáculo que montó por su cuenta esta tarde en el coso sevillano, amén de patético, es absolutamente intolerable y evoca situaciones de un tiempo afortunadamente superado.

No se puede tratar más vejatoriamente a los toreros ni con mayor desprecio ni con peor arrogancia. Acordó con ellos aplazar el inicio de la corrida media hora para ver como evolucionaba la meteorología y el estado del ruedo y, no habían pasado más de diez minutos, cuando, sin consultar con los matadores, decidió unilateralmente suspender la corrida. Y se quitó de en medio.

Se opusieron éstos a que saliera la pizarra anunciando la suspensión, cerrando el paso a quien la portaba y hasta borrando lo escrito en ella, pero cometieron el error de acceder a subir al despacho de la Presidencia requeridos por el delegado gubernativo, aunque lo hicieran bajo la promesa de que la tablilla de suspensión no saldría en su ausencia. Pecaron de ingenuos, pues, mientras ellos subían para, a la postre, no ser recibidos, la tablilla salió, con una escolta policial tan ostentosa como innecesaria. Ante el engaño, se fueron los matadores hasta el centro del ruedo para hacerle saber al público que no eran ellos los causantes de la suspensión. Y aquí hubo otro desacato a la Fiesta y a los toreros, al ser éstos amenazados con ser detenidos por las fuerzas de orden público, que hicieron una lamentable aparición por la puerta de cuadrillas impidiendo a los banderilleros ir a unirse con sus matadores. Menos mal que alguien, con un mínimo de sensatez, percibiría el ridículo que estaban haciendo y ordenaría o aconsejaría que desaparecieran. Así lo hicieron, pero sin evitar la lamentable imagen que ya se había dado.

Para desgracia del presidente, la meteorología pareció dar la razón a los toreros. Y la empresa también, ya que, por las palabras de Eduardo Canorea, ésta aceptaba sin paliativos la decisión de los diestros.

Todo eso está muy bien, pero uno es ya perro viejo en estas lides y le cuesta creer que un presidente, por autoritario y fantasmón que pueda ser, se permita el lujo de suspender una corrida a contra corriente de todo el mundo. Soy mal pensado, qué le vamos a hacer; pero me huelo que aquí hay algo más que la arbitraria decisión de una persona…

Lo cierto es que, un día más, Sevilla se quedó sin toros, que los toreros fueron postergados y ninguneados (Por cierto, una pregunta: ¿Se hubiera atrevido el señor Pulido a dar el mismo trato a tres figuras del toreo?... Yo creo que no) y que la Feria, con lo que está “lloviendo”, comienza a estar bajo serias sospechas.

Al final, creo que José Tomás acertó en no venir.

Santi Ortiz