26 Abril Jueves
Toros de D. Juan
Pedro Domecq
FINITO DE CORDOBA
SEBASTIÁN CASTELLA
J. Mª MANZANARES

TEMPORADA
2007 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

26
ABRIL
   
 Fuera de
Abono

CASTELLA, A VUELTAS CON LA BESTIA

En tarde espléndida y con no hay billetes se ha lidiado una corrida de Juan Pedro Domecq, justa de presentación, descastada, sosa y sin fuerzas. Destacamos el sexto por su prontitud y clase en la embestida especialmente por el pitón izquierdo.

Finito de Córdoba, de rioja y oro. Ovación en ambos
Sebastián Castella, de azul cobalto y oro. Ovación y oreja
José María Manzanares, de guinda y oro. Ovación en ambos.


1

2
Finito de Córdoba

3

4

5

6

7

8

9

10
Sebastián Castella

11

12

13

14



15



16


17


18

19
José Mª Manzanares

20

21

 

CASTELLA, A VUELTAS CON LA BESTIA
Por Ignacio de Cossío

La tarde y el cartel parecían perfectos, pero al final los buenos toros de Juan Pedro salieron ayer, a excepción del gran sexto. Finito dejó la abulia en Córdoba y toreó con mucha torería con ayudados por bajo a su primero y desgranó algunas templadas verónicas con el compás adelantado en el cuarto de la tarde. Por cierto como contrastó el traje elegante de Juan con el pijama de su banderillero Padilla, lamentable el mal gusto. Fino se ayudó de su prodigiosa técnica para nunca exponer un alamar bajo ningún concepto, y pese a todo estuvo muy por encima de sus descastados oponentes.

Sebastián Castella toreó con dignidad al soso y casi inválido segundo. En el quinto desplegó esa inteligencia prodigiosa que unido a su gran valor, nos hizo acreedores todos de la mejor inversión. Ni un solo enganchón todo fluido por ambas manos y luego el arrimón con las losantinas poniéndose el pitón en el pecho. El inteligente torero de Beziers cuida al flojo animal dándose paseos largos antes de citar de nuevo. Veinte muletazos ni uno más, faena medida y de arrimón final, que más se puede pedir. Faena importante la de Castella en una feria sin suerte con el ganado que le tocó lidiar.

José María Manzanares hizo lo imposible con su primero, un toro brusco que le midió en todo momento. En el segundo de su lote no hubo acople, no lo entendió y pese a las series con la derecha no supo explotar el pitón izquierdo y mucho menos supo bajarle la mano al toro. Claro que para su toreo elegante le van las medias alturas y bajar la mano es siempre menos estético aunque eficaz con toros así. Demasiados enganchones en su última faena de Sevilla, pero ya se sabe, éste como le sucediera al maestro Ordóñez es de tarde en tarde y cuando el quiera revienta una feria como así lo hizo el viernes de preferia. Manzanares el de las faenas históricas para el recuerdo, hasta otra maestro.