Domingo 7 de Octubre
Novillos Marqués de Domecq
ANTONIO NAZARÉ
JOSÉ CARLOS VENEGAS
MIGUEL ÁNGEL DELGADO


TEMPORADA
2007 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

   
 Fuera de
Abono


Meteo: tarde de sol picante de otoño, un tercio de entrada

Novillos del Marqués de Domecq, buena presencia, pero poca raza y poca fuerzas

Antonio Nazaré, silencio y oreja
José Carlos Venegas, saludos y silencio
Miguel Ángel Delgado, vuelta al ruedo y saludo


1
Antonio Nazaré


2

3

4

5

6

7
José Carlos Venegas

8

9

10

11
Miguel Ángel Delgado

12

13

14
PERSONAJES EN
LA MAESTRANZA

15

16

17
LUCES Y SOMBRAS - CRÓNICA DE SANTI ORTIZ

Interesante cartel el que cerraba la temporada novilleril en Sevilla. Tres muchachos que pueden llevar a orgullo haber tocado pelo en el coso maestrante y que volvían a verse las caras para dirimir cuál de ellos sería el mayor triunfador de la temporada sevillana.

Como es natural a la altura profesional que atraviesan, los tres mostraron virtudes y defectos; luces y sombras que quedaron expuestas ante la desrazadita y noble novillada del marqués de Domecq.

La sombra de Antonio Nazaré inunda un capote falto de técnica, estética y temple y, se asoma a veces dejando un halo de frialdad en su apostura. Sus luces brillaron sobre todo en la faena al cuarto –del que obtuvo la única oreja de la tarde– por su forma de muñequear al natural y lo bien que ligó las tandas con la derecha. Si a veces no toreara tan tapadito retrasando la pierna de salida sus virtudes resplandecerían aún más. Sin embargo, dejó en alza su cartel.

José Carlos Venegas tuvo que pechar con el lote de menos posibilidades; no obstante, pudo evidenciar la cara y al cruz de su toreo sereno y vertical. Sombra espesa la tiene el novillero en su falta de estética. Sus rodillas no acaban de encajarse y eso afea una enormidad un concepto torero que, por otro lado, brilla con luz propia por su temple y quietud, pese al viento helado que lo corta. Con el primero, a pesar del “castigo” de la música (el musiquero da para hablar en otra ocasión), a la voltereta sufrida y a que se han perdido las buenas costumbres en una afición cada vez menos acreditada, mereció una vuelta al ruedo que sin duda debió haber dado tras la petición de oreja que pobló los tendidos y que después éstos no reclamaron. En el quinto, la sosería del novillo se unió a la frialdad del torero y todo quedó en una labor voluntariosa a secas.

Miguel Ángel Delgado cuenta con una cohorte de seguidores incondicionales que ayer mitigaron el despoblado aspecto de los tendidos. Tiene a mi juicio mejor corte torero que sus compañeros y un sentido del temple digno de tenerse en cuenta, pero también se deja atenazar por una laxitud, una frialdad y, hasta me atrevería a decir, una tristeza, que asombraja mucho de lo que de brillante tiene su toreo. Destacables fueron sus tandas de naturales al gordo sexto, ya que las del tercero adolecieron del defecto de no dejarle la muleta en la cara, yerro en el que incurre demasiadas veces y que hay que contabilizar en su particular capítulo de sombras.

Como sus compañeros, dejó ganas de volverlo a ver.

Santi Ortiz

--------------------------------------------------------------------------------------

 
Los mimbres del cesto

Los mejores novilleros de septiembre y casi de la temporada en Sevilla, y unos novillos del Marques de Domecq, también de lo mejorcito en embestir – en otras ocasiones.

Esos eran los mimbres de esta tarde y en verdad que no fue muy entretenida.

Antonio Nazaré es el que más empeño puso, bien caliente de su triunfo en Madrid y anteriormente en Sevilla y el muchacho sabe de sobras que los momentos son de oro y trata de aprovecharlos.
En el primer novillo poco pudo hacer ante un animal descastado y de pocas fuerzas que no permitió lucirse. Silencio.
En el segundo, el mejor de la tarde, no lo desaprovechó, ligó tandas con mando y profundas por los dos pitones y mató bien y breve. Oreja.

José Carlos Venegas, un chaval un poco inexpresivo, pero de valor y buen concepto de mano baja y quietud.
No tuvo los mejores novillos, pero de todas formas da la sensación de estar un poco parado y de empezar a repetirse. Estuvo casi bien en su primer novillo consiguió lances de verdad y enjundia pero más bien sueltos, hubo petición de oreja que la presidenta no concedió.

Miguel Ángel Delgado tiene buen predicamento en Sevilla y los paisanos de su pueblo –Ecija- no dudan en desplazarse para apoyarlo.
En mi opinión lo mismo que Venegas no termina de coger el “calentón” que lo haga funcionar todas las tardes. Un tanto apático en ocasiones, hoy estuvo bien con su primer novillo al que pudo cortar oreja. En su segundo fue arrollado sin consecuencias y a partir de ahí el novillo-que no el torero- cambió radicalmente, se rajó, se fue a tablas y ya fue imposible.

LA PRESIDENCIA –PRESIDENTA.

De acuerdo en que esta señora es novata y que está cubriendo con decoro la “cuota femenina “ en el mundo del toro, pero ya va siendo hora que le vaya cogiendo el tranquillo a lo de las orejas y aprenda a valorar mas parámetros que la simple cantidad de pañuelos.
Sea consiente ella y los otros presidentes que con los novilleros las orejas son más por defecto que por exceso y no se puede mantener el mismo listón que con los matadores.
Por cierto, con los matadores somos más benévolos inclusive. Sobró la oreja de Salvador Vega de días pasados e incluso sobró la del Cid con un toreo mas despegado que nunca.


Paco Diaz