Domingo 16 Septiembre

Novillos del Conde de la Maza

ANTONIO NAZARÉ
AGUSTÍN DE ESPARTINAS
JUAN CARLOS VENEGAS

TEMPORADA
2007 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

   
 Fuera de
Abono



Tarde de verano y un cuarto de plaza.
Novillos-Toros del Conde de la Maza, buena pressentación y manejables en su mayoría.

Antonio Nazaré, oreja y ovación
Agustín de Espartinas, vuelta al ruedo y ovación
José Carlos Venegas, oreja y vuelta al ruedo


1
Antonio Nazaré


2

3

4

5

6

7

8

9
Agustín de Espartinas

10

11

12

13

14

15
Juan Carlos Venegas

16

17

18

19

20
INCIDENCIAS

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

32

Después de la Sequía.

Me refiero, claro está, a la sequía de orejas que hemos tenido en las novilladas de la Maestranza, desde que acabo la Feria, allá por Abril-Mayo.

Esta tarde se cortaron dos, con dos vueltas al ruedo, y dos ovaciones. También se deduce de esto que los novillos debieron de colaborar y lo hicieron.

Novillos-Toros de armoniosas hechuras, afilados pitones, que mas quisieran ver en otras plazas cuando menos del sur de España. Fueron exigentes en la lidia, porque de raza un tanto brusca y escasa los hacia difíciles, los peores el tercero y el quinto, mas manejables pero sin confiarse los otros cuatro.

Muy positivo este encierro. Si los novilleros quieren salir adelante, bueno es que no los mimemos en exceso y se enfrenten a un nivel de ganado y en una plaza como esta, para que les sirva de filtro del querer ser y no poder.

Antonio Nazaré de Sevilla, estuvo con decisión y gusto, un poco precipitado como este tipo de toros y situaciones provoca pero dejando ver que tiene buenas posibilidades para abrirse camino. Una oreja a ley y una ovación al fallar a espadas.

Agustín de Espartinas tiene muchos seguidores y buen predicamento aquí en su tierra. Se fue al portón en sus dos toros, pero desperdició a un primero al no acoplarse con el y tuvo un segundo que no le dio posibilidades. Vuelta y ovación al fallar a espadas.

José Carlos Venegas de Jaén , ganador de la final noveles hace dos-tres temporadas, apenas se le recordaba pero ha vuelto a dejar inmejorable impresión de nuevo.
Aquí hay posibilidades de buen torero, se empeña en bajar las manos –quizás en demasía- y tiene valor y buenas maneras.
En su primero que no era fácil, cortó una oreja y en el segundo un poco más difícil aun, dio la vuelta al ruedo.

Paco Diaz