TEMPORADA
2010 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

Fuera de Abono
 


11 ABRIL DOMINGO

TOROS DE FÉRMIN BOHÓRQUEZ


FERMÍN BOHÓRQUEZ
PABLO H. DE MENDOZA
DIEGO VENTURA




Tarde de sol, lleno casi total.
toros de Fermín Bohórquez

Fermín Bohórquez,silencio y silencio
Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y silencio
Diego Ventura, dos orejas y dos orejas




1

2

3

4

5

6

7

8


9


11

12

13

14

15

16

 

 Diego Ventura, ‘rey’ del rejoneo.

          Diego Ventura ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe tras cortar cuatro orejas a nobles aunque mansos toros de Bohórquez, tras realizar un rejoneo basado en una mezcla perfecta de técnica, valor y espectáculo. Pablo Hermoso de Mendoza malogró dos buenas actuaciones por reiterados fallos con el acero. Y Fermín Bohórquez, clásico pero no mató.  

          Francisco Mateos. SEVILLATAURINA

            Espectáculo vibrante el vivido esta tarde en la Maestranza, con un particular duelo al sol entre las máximas figuras del rejoneo: Hermoso de Mendoza y Diego Ventura. Al final, el que jugaba en casa se alzó con el título de ‘rey del rejoneo’. Fermín Bohórquez, testigo de excepción como árbitro de la contienda estelar.

            La tarde ha sido de Diego Ventura de principio a fin. Por ambición y por suerte.
Los toros de Bohórquez, nobles pero mansos y descastados, se dejaron hacer el toreo a a caballo. Ventura es muy listo y se sabe perfectamente todos los recursos necesarios para mantener en tensión al público… al de sombra y al de sol. Su puesta en escena es perfecta. Su provocación con su complicidad hacia los tendidos levanta pasiones. Al tercero lo toreó con “Nazarí” llevando al toro pegado a la grupa, muy encelado, en hipnotizado galope junto a las tablas, para después clavar en lo alto. El conocido caballo “Morante” puso en valor su conocido mordisco a las orejas del toro. Y “Califa” se entregó para que el sevillano clavara las cortas y se adornara después en espectacular testarazo con su propia frente contra la testuz del toro. Rejonazo certero, salto del caballo y estudiado desplante que hace flamear los pañuelos blancos ante el espectacular tumbo del toro patas arriba. Dos orejas.

            El sexto era un manso que siempre quiso buscar el abrigo de las tablas. Ahí, además de la labor del jinete, fue fundamental lo que hicieron sus auxiliares, manteniendo con algún capotazo al toro en las afueras mientras ventura cambiaba de equino; y eso a pesar de un público que se enfadaba por la útil y necesaria labor de estos auxiliares. Utilizó el quiebro para clavar de frente con “Orobroy”. Con “Revuelo”, banderillas de adentro para fuera, y con “Ginés” buscó la espectacularidad de los adornos en los cites para clavar la rueda de rosas finales. No hubo fallos y de nuevo un certerísimo rejonazo de muerte. Dos orejas y la Puerta del Príncipe abierta de par en par.

            Pablo Hermoso manejó a “Chenel” como si tuviera una palanca de cambios de marcha. El caballo se amoldó perfectamente a los cambios de velocidad del segundo de la tarde. Con “Caviar” y con “Pirata” puso banderillas cortas. Clavó a dos manos y se adornó por los adentros tirando del toro a dos pistas. Cuando tenía la oreja al alcande de sus manos falló varias veces con el rejón de muerte. Tampoco lo consiguió del quinto, un manso que buscaba la salida. Hizo un toreo puro y natural. Cabalgó despacio con “Silveti”, dando los pechos al toro. Se adornó en los cites y clavó arriba con “Icaro”, y utilizó las dos manos para  poner banderillas cortas finales con “Pirata”. El nuevo fallo con el acero le volvió a privar al navarro del seguro apéndice.

            No era la guerra de Fermín Bohórquez y él fue a lo suyo. Rejoneo sobrio y clásico, sin espectacularidades con dos toros manejables en el que cumplió son solvencia y hast brillo en algunas fases, pero que en ambos emborronó por el mal uso de los aceros finales.

            La Maestranza. 3º festejo de Feria de Abril. Lleno.

Se han lidiado toros de Fermín Bohórquez, aceptables de presentación, nobles mansos y descastados. Los mejores primero y cuarto.     

Fermín Bohórquez. Silencio y silencio.
Hermoso de Mendoza. Silencio y silencio.
Diego Ventura. Dos orejas y dos orejas.