TEMPORADA
2010 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

Fuera de Abono
 


17 ABRIL SÁBADO

TOROS DE GAVIRA


MORANTE DE LA PUEBLA
ALEJANDRO TALAVANTE
DANIEL LUQUE



Tarde nublada, amenaza de lluvia. Lleno total.

Toros de Gavira de impecable presencia quizás un poco gordos. Mansos todos ellos. Pitos en los arrastres.

Morante, silencio y silencio
Talavante, palmas y palmas
Dani Luque, silencio y palmas


1

2

3

4

5

6

7

8


9


10


11

13

14

15

16

17

 


18

19

20

21

22

23

24

25

 

Crónica de Antonio Girol.   Gente Torera   

 

Después de la apoteosis “Julista” de ayer, hoy había un ambiente magnífico. En los corrales los reinsertados Gavira, que después de bastantes años volverían a saltar al albero como encierro titular.

En el patio de caballos esperaban tres toreros de distinto corte pero muy del gusto de la afición sevillana, como son Morante, Talavante y Luque. Cada uno con un misterio que contar…

No había hecho más que salir el primer toro encintado con la divisa alba de Gavira cuando se vio que esta tarde la cosa iba a ir de amagar y no dar. Y así ha sido.

Morante de la Puebla, con la fiel suerte contraria que le acompaña en los sorteos, se ha llevado el lote más problemática. El primero era feo con avaricia, todo lo contrario a lo que en su día buscase el llorado Antonio Gavira, que a buen seguro movería la cabeza allí en la nube donde descansa velando por sus hijos.  Además presentó un buen puñado de problemas entre los que destacaban el quedarse corto y llevar la cara alta. El de La Puebla intentó gustarse con el capote y con la muleta le intentó buscar las vueltas y en vista del continente y el contenido optó, sabiamente, por abreviar.

El cuarto tenía mejores hechuras que su hermano pero la misma mala casta.  A los defectos del anterior, éste sumó el genio y las miradas constantes al torero.  Tiró Morante de ese toreo “asolerado” e intentó que el animal colaborase, sin embargo el esfuerzo fue en vano, porque el toro al final de cada muletazo tiraba un derrote que descomponía el lienzo donde José Antonio intentaba dar las pinceladas de arte que quedaron únicamente en esbozo de carboncillo con la zurda al natural. Se le espera el lunes con el oleo para terminar el cuadro que dejase inconcluso el Domingo de Resurrección.

Si a Morante le tocó el lote complicado al pacense Alejandro Talavante le correspondió el uno más uno. Me explico, un primer toro con bastante nobleza pero sin fuerzas para poder presentar batalla. Y un segundo, manso de manual que sí tuvo la virtud de meter bien la cabeza. Y en los dos toros ha estado Alejandro a la altura de su bien ganado cartel en Sevilla. Con el segundo de lidia ordinaria anduvo muy torero, gustándose en varias series con la derecha, largas, arrastrando la bamba de la muleta…La faena perdió peso con la zocata y luego sobrevino el pinchazo que acabó por echar agua al asunto.

El quinto fue manso, manso, pero con la particularidad de que metía muy bien la cabeza. Una lástima porque con un punto más de raza y bravura hubiese sido un gran toro por sus ganas de querer coger los avíos. Le costó a Alejandro poder meter a la res en el canasto y cuando lo logró, en pases sueltos, le dio algunas tandas, de uno a uno, sueltas con mucho gusto y sinceridad. Escuchó sendas ovaciones.

Cerraba cartel Daniel Luque, sobre el que había puestos muchos ojos para ver su estado de ánimo después del poco éxito en Resurrección con la encerrona venteña. A estas horas podemos decir que de ánimo anda bien.  Otra cosa es que no ha podido plantear ni una faena  por culpa del par de mansos que le han correspondido. Con el tercero bis lanceó con buen criterio con el capote, demostrando que anda bien con el percal. Pero el momento cumbre con el capote fue el galleo por chicuelinas que instrumentó al sexto. Con la muleta, se fue a los medios, e intentó tirar del Gavira que se desentendía de la faena. Alargó en demasía el trasteo con multitud de enganchones y la gente le recriminó la tardanza en coger el estoque.

Y con el sexto quedó inédito porque el animal fue un calco al que ayer le tocó a Perera, con ambos sus lidiadores se han dado un lote tremendo de correr…detrás de los toros.