TEMPORADA
2010 SEVILLA

TEMPORADA
2005 SEVILLA

Fuera de Abono
 


23 ABRIL VIERNES

TOROS DE FUENTE YMBRO


MIGUEL ÁNGEL PERERA

DANIÉL LUQUE



Tarde de espectación aunque no tanto como se esperaba. Lleno casi total.
Toros de Fuente Ymbro de muy pocas fuerzas y juego desigual.
La suerte de varas brilló por su ausencia. En los arrastres hubo de todo, palmas, pitos, silencios. La afición de Sevilla está hecha un mar de dudas.

Miguel Ángel Perera, silencio, pitos y palmas, pitos
Dani Luque, silencio, silencio, algunos pitos.



1

2

3

4

5

6

7

8


9


10


11

13

14

15

16


17


18

19

20

MISCELANIA

21

22

23

24

25

MALO A MALO.

Crónica de Antonio Girol  www.gentetorera.es

Es lo que va de cambiar la ele por la eme, lo mismo que va de cambiar a dos toreros que llegaban a esta feria en plan mandones y con cosas qué decir, el uno por su ausencia del pasado ciclo, y el otro por esa ambición que destiló la temporada pasada que le hizo rozar la Puerta del Príncipe en San Miguel, por estos dos fantasmas que hicieron el paseíllo con la plaza de bote en bote, vamos lo mismito que ayer…

De los chiqueros ha salido un encierro de Fuente Ymbro con hechuras armónicas y de juego desigual, con dos toros de lío y los otros cinco (se lidió un sobrero del mimo hierro) se dejaron, aunque evidenciaron ciertos problemas.

A mí me había contado que en los manos a manos se desataba tal competencia que les hacía especialmente interesante. Aquello sería en los tiempos en que los caballos iban sin peto porque lo que es hoy día…no. Y para reafirmar mis argumentos está la tarde que nos acontece, y algunas otras que hemos tenido que sufrir en años anteriores.

Llegaban Perera y Luque con el alma alicaída después de sus actuaciones anteriores y se marchan por la Puerta de Cuadrillas arrastrando el espíritu.  Si usted lee o escucha a los toreros y a sus apoderados parece que en frente hubiesen tenido seis barrabases asesinos. No les crean. Ha habido al menos dos toros, en el lado de Perera, y uno en el de Luque para haberle hecho las cosas de otra forma. Bueno de la forma que deben hacerse los triunfos. Y si no acuérdense de la predisposición y las maneras de Manzanares el martes pasado con el mansurrón de Torrealta. ¿Fue aquel toro mejor que los de hoy de Ricardo Gallardo?

Si Miguel Ángel Perera coge al tercero y al quinto hace un año, o no digamos ya hace dos, les corta las orejas a cada uno y a estas horas estaríamos hablando de algo totalmente distinto.  Pero hoy hemos visto a un Perera que en distintos pasajes de la lidia muletera al tercero y quinto parecía un novillero principiante. Enganchones, atropellado, carente de temple, sin sitio y sin dar distancia a dos toros que pedían a gritos distancia, distancia, distancia…

Hubo un conato de luz en el inicio de faena de su segundo cuando lo recibió con su característico pase cambiado por la espalda e intentó cogerlo largo. Pero fue un espejismo que se repitió en el quinto bis, un sobrero con motor de muchas válvulas, y que hacía surcos con el hocico por el albero, al que planteó faena dejándolo venir desde lejos, sin embargo a mediado de faenas se embarulló y acabó poniendo al público en su contra.

De Daniel Luque siempre se ha escuchado que tiene una ambición desmedida, en esta feria no se la hemos visto. Que mañana a lo mejor le embiste un toro en Granada o en Tarifa y monta un lío gordo, seguro, porque sabe torear. Pero la ambición tiene que salir a relucir en las citas importantes y la de esta tarde lo era, visto lo visto en este inicio de temporada.

Es cierto que ha sorteado el lote más soso y blando, como lo es también que el planteamiento de sus tres faenas ha sido muy similar, repleto de pases sin alma, tandas largas y poco limpias, exentas de esa garra que había caracterizado al de Gerena hasta ahora. Con el capote, tela que maneja con prestancia, quites ayunos de lucimiento aparte, sólo el saludo a la verónica del sexto merece el recuerdo de estas palabras, por su lentitud y geometría.

Y con una parte del público cabreado, reprochando a los toreros algunas decisiones administrativas, y la otra hastiada se ha llegado al final de este malo a malo, perdón mano a mano tan cacareado el día que se publicaron los carteles. Otro año será.